Instituto SISE

El Marketing Personal, una herramienta del profesional

junio 20, 2012
Dejar un comentario

La comunicación es un elemento determinante. Quien se compromete con su propio discurso vende bien su imagen.

Imagen

El buen profesional es aquel que sabe vender bien su propia imagen. Los más valorados son los que aprenden a mostrar el propio potencial, transmiten credibilidad y confianza, saben persuadir y argumentar y tienen estilo y presencia sobresaliente.

La pregunta ¿Quién soy yo? es el primer paso para un marketing personal exitoso, sostiene Ernesto Rubio, country manager de Right Management Perú“Quien sabe quién es, sabe lo que quiere. Quien sabe lo que quiere llega a la cima profesional. Saber lo que queremos es una tarea tan compleja como saber quiénes somos”, refiere.

PREGÚNTESE
El experto comenta que el marketing personal se inicia haciéndose estas preguntas: ¿Cómo me perciben los demás? ¿La manera como estoy siendo percibido está cerca o lejos de mi propia evaluación?¿Comprobé si mi imagen es percibida como yo deseo?

Luego, explica Rubio, hay que planificar y, al hacerlo,habrá que usar la misma precisión que emplean las grandes organizaciones. ¿Cómo ve usted el mundo? ¿Qué pretende hacer en él? ¿Cuál es el sentido que le dará a su trabajo? También indague sobre si su carrera tiene sentido, quién es su público objetivo, cuál es su diferencial.

“Las personas que logran responder bien estas preguntas hallarán éxito duradero y progresivo”, dice.

COMUNIQUE
Rubio indica que el marketing personal es un conjunto de estrategias y acciones que buscan promover el lanzamiento de uno mismo y hacerse visible en el mercado de su especialidad profesional.

“La comunicación es el factor determinante en su marketing personal. Los buenos comunicadores son recíprocos, observan mucho y no juzgan. Ellos son los que se venden bien”, puntualiza el especialista.

 

Fuente: http://peru21.pe


Publicado en Uncategorized

La comunicación como clave de liderazgo

junio 15, 2012
Dejar un comentario

Evitar la disfunción organizacional implica abandonar un modelo de comunicación vertical y eliminar la sensación de alejamiento en los empleados.

(Foto: ensegundos.net)

La marcada distancia que puede existir entre empleados y líderes de una empresa no solamente afecta la relación laboral y emocional entre ellos, sino que daña directamente la eficiencia organizacional. Cuando este alejamiento es demasiado amplio, la tarea de hacer fluir información e ideas cruciales de uno a otro extremo de la organización se hace aún más difícil.

Frente a esta realidad, Boris Groysberg y Michael Slind hicieron algunas recomendaciones para resolver estos inconvenientes en un artículo de Harvard Business Review . Con estos cuatro pasos, buscan evitar que los líderes pierdan contacto con su equipo, ya que eso no les permitirá mantener un flujo de feedback que haga funcionar eficientemente a la empresa.

1. Para aprender mejor, escuche mejor. Los líderes que se ganan una reputación de buenos comunicadores entre los miembros de su equipo no dicen que simplemente escuchan a sus empleados. Tampoco reducen el final de una reunión a una simple sesión de preguntas-respuestas. En su lugar, crean situaciones estructuradas para construir confianza de manera regular, en la que deciden callarse y dejar que los empleados de toda jerarquía sean capaces de opinar.

2. Para crear un gran impacto, júntense en un grupo pequeño. Esta es una dinámica de reuniones muy conocida: mientras más grande el grupo, más reacios serán algunos participantes de dar un paso adelante y hablar en público. Los líderes que realmente quieren saber lo que está pasando en su compañía y escuchar a más personas aparte de las que “siempre hablan”, harán un esfuerzo para reunirse con los empleados en un entorno íntimo y personal.

3. Para construir confianza, demuéstrala. El ingrediente principal para generar un ambiente íntimo con los colaborabores es, aunque debatible, la confianza. Sin embargo, los líderes expertos en conversaciones saben que la confianza corre en dos direcciones. Antes de pedir que un empleado confíe en ellos, se comportan de manera que desmuestren confianza en sus empleados; por ejemplo, al confiarlees información financiera potencialmente delicada.

4. Para comunicar mejor, sé tu mismo. Una manera de acercarse a los empleados es mostrar la voluntad de ser más íntimo. Los líderes que se toman en serio la conversación organizacional valoran la autenticidad y entienden que, algunas veces, ser honestos con la gente significa ser vulnerables. No se esconden detrás de un velo de autoridad corporativa.

Finalmente, los autores recomiendan que si los jefes buscan ser líderes efectivos, no pueden temerle a la conversación horizontal.

Fuente: http://gestion.pe/