Instituto SISE

Los tres cerebros del marketing | febrero 17, 2012

 

Existe una poco conocida tipología del marketing, que apunta a llegar a los niveles cerebrales menos protegidos de los mensajes publicitarios.

Grandes inversiones en campañas de publicidad son las que desembolsan las compañías para potenciar una marca o un producto, pero son muy pocos los que se dan cuenta de que hay estrategias que aún no se han explorado, como el marketing cerebral.

¿Existe? Sí, aunque suene extraño, algunos especialistas hablan de que hay una parte del cerebro que capta con mayor efectividad los mensajes publicitarios.Específicamente, los expertos señalan que los seres humanos tienen tres cerebros. Uno es la corteza cerebral, que se dedica al aprendizaje, al pensamiento abstracto y a la imaginación, es decir, donde reside la lógica y el razonamiento. El segundo es el cerebro límbico, cuya función es el control de las emociones. Ahí reside el amor, el odio, la felicidad y la tristeza. Por último, el cerebro reptiliano, el más poderoso de los tres, se encarga de la supervivencia y la reproducción.

Según el socio fundador y director general de Leading Vision Technologies en Alicante, Dennis H. Lewis, es a este cerebro al que se debe apuntar, ya que si el “reptiliano” está de acuerdo con determinada tarea o decisión la persona sólo actúa, dando lo mismo la lógica, el sentimiento o cualquier otro factor.

Clotaire Rapaille en su libro “The Culture Code” señala que cada palabra, objeto e idea tiene un significado diferente, con base en el “código” impreso en los niveles límbicos y reptilianos de las personas.

Es por eso que las decisiones de compra se toman con mucho más frecuencia en los cerebros límbicos y reptilianos que en la corteza cerebral. De hecho, el lado “razonable” inventa razones lógicas para explicar las decisiones, más que tomarlas, argumenta Lewis.

Para que una estrategia de marketing sea exitosa, Lewis señala que se deben construir mensajes que lleguen al cerebro límbico y reptiliano. La gran mayoría de estos sólo están dirigidos hacia la corteza cerebral, pero el problema es que en ese lugar existe una enorme sobresaturación de mensajes compitiendo por captar tu atención.

Por eso, un buen mensaje de marketing debe apuntar precisamente a esta región del cerebro.

Fuente: Altonivel

Anuncios

Publicado en Uncategorized

Dejar un comentario »

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: