Instituto SISE

La crisis cambió perfil de consumidores | marzo 26, 2010

En la mayoría de las economías desarrolladas, la conducta de consumo antes de la recesión fue producto de más de 15 años de prosperidad ininterrumpida. Desde 1995 hasta el 2005, los ingresos reales disponibles aumentaron un tercio en Estados Unidos, mientras que en el Reino Unido, Suecia y Dinamarca crecieron un cuarto. Incluso, en economías como Japón y Alemania, que crecieron más lentamente, subieron casi 10%.

Ese panorama económico tuvo un profundo impacto. Los consumidores podían darse el lujo de ser curiosos respecto de nuevos aparatos y tecnologías, pagar por experiencias más enriquecedoras (o sólo divertidas) y darse gustos con productos premium.

Más que ponerle término a esta fiesta, la recesión hizo que pusieran los pies en la tierra. Hemos identificado ocho que creemos se verán sustancialmente afectadas por esta recesión. Las clasificamos según su madurez y la probabilidad de que la recesión las acelere o las aminore.

DEMANDA POR LO SIMPLE
Las crisis son estresantes, y normalmente aumentan el deseo de las personas por lo simple. Muchos consumidores se estaban sintiendo abrumados por la variedad de opciones y estaban empezando a simplificar, a diferencia de los consumidores en recesiones anteriores, quienes reaccionaron al retorno de la estabilidad financiera. Pero, cuando recuperen su capacidad para gastar, seguirán comprando las ofertas más simples y que brinden el mayor valor.

ESCRUTINIO PÚBLICO
La crisis financiera ha puesto el foco en el gobierno corporativo, particularmente en la conducta inapropiada de algunos ejecutivos y en la complicidad de los consejos de administración de sus empresas y se ha pasado por notorios fracasos en el gobierno corporativo de empresas como Enron y WorldCom a principios de esta década.

Sin embargo, en las recesiones, las personas buscan castigar a quienes creen culpables de la mala situación; en los tiempos de bonanza, disciplinar a las malas empresas es algo de baja prioridad.

AHORRO DISCRECIONAL
Los consumidores acomodados están economizando, aun cuando no tienen que hacerlo. Esta es una tendencia relativamente nueva, que surgió más o menos durante los últimos tres años del “boom” previo a la recesión. Nuestra investigación sobre consumidores es que muchos desean una vida más sana y menos derrochadora. Están reciclando más, compran bienes usados e inculcan en sus hijos valores tradicionales; conductas que encajan con la creciente demanda por la simplicidad y un interés sólido, aunque actualmente en baja, en el consumo verde.

Inicialmente, muchos no admitían su atracción por el ahorro, pero la recesión se ha encargado de transformar de discreto a moda. “Ni siquiera el insaciable Estados Unidos vuelva a surgir como un “mercado consumidor voraz” mencionó su Presidente. Sospechamos que muchas compras pos-recesión serán versiones menos extravagantes de las originales.

CONSUMO VOLUBLE
En el “boom” prerrecesión, los consumidores se volvieron compradores ágiles e inconstantes. Podían encontrar instantáneamente muchísimas marcas o productos para satisfacer sus necesidades, y abandonaban con igual rapidez cualquier elección. La difusión instantánea de información en las redes sociales on line ha servido para acelerar esta tendencia. Lo que compren los consumidores en un momento dado puede cambiar, pero su facilidad para navegar por las opciones resultará duradera, al igual que su disposición a cambiar sus lealtades.

CONSUMO VERDE
Los consumidores han adoptado cada vez más los productos y servicios verdes durante la década pasada, y a menudo pagan un sobreprecio. Sin embargo, la recesión ha hecho que muchos eludan los productos ecológicos caros y opten por alternativas más baratas.

El consumo verde se ha desacelerado en ésta recesión, pero no se ha detenido. Aunque los consumidores están disminuyendo la exhibición costosa de lo verdes que son (conocida como “badging”), están aumentando los métodos baratos y discretos para reducir el desperdicio (apagando las luces, reciclando más y comprando menos). Esta forma de consumo verde es reforzada por la creciente demanda de simplicidad.

Nuestra expectativa es que el consumo verde en sus dos formas —reducción de desperdicio y “badging”— se recupere y acelere tras la recesión.

LA DECLINACIÓN DE LA DEFERENCIA
El respeto público por las instituciones y la autoridad —particularmente el gobierno y las empresas— ha venido disminuyendo durante décadas, debido a la creciente confianza de los consumidores para encontrar información con el fin de hacer elecciones inteligentes.

Las recesiones superficiales normalmente aceleran esta tendencia a medida que los consumidores culpan a las instituciones por sus males. Sin embargo en la Gran Depresión, puede ocurrir el efecto contrario: aunque las personas entienden que las empresas y el gobierno a través de la codicia y la supervisión negligente las llevaron a una situación desesperada, también captan que solo estas instituciones pueden sacarlas de ahí y terminan recurriendo a ellas para que las rescaten y orienten.

En esta recesión, anticipamos una recuperación de corto plazo de la confianza en la autoridad a medida que los gobiernos intercedan para regular los negocios, estabilizar los mercados, crear trabajos y evitar desalojos.

CONSUMO ÉTICO
Aunque se intersecta con el consumo verde, está menos arraigado en la cultura del consumidor. A medida que retorne la confianza del consumidor, las personas primero se preocuparán de comprar las cosas de las que han prescindido, sólo entonces volverán completamente a los niveles de gasto altruista que tuvieron antes de la recesión.

LA BÚSQUEDA DE EXPERIENCIAS EXTREMAS
El deseo de acumular experiencias, especialmente extremas y de entretenimiento, estaba ganando terreno antes de la recesión. Algunas son relativamente baratas y conectan  con la naturaleza y el ahorro sano. Sin embargo, las experiencias exóticas son caras, frívolas, arriesgadas o destructivas para el medio ambiente, como conducir autos de carreras. Lo atractivo de lo extremo es que las personas sienten que eso los diferencia.

Las crisis determinan el consumo durante décadas
La economía es impredecible y los consumidores son inconstantes. No obstante, estamos confiados en que las trayectorias de las tendencias que describimos aquí se confirmarán, y con implicancias importantes para los ejecutivos de márketing. En particular, creemos que el conjunto de consumidores que están cumpliendo la mayoría de edad en esta recesión, al igual que sus bisabuelos que vivieron durante la Gran Depresión, llevarán consigo durante toda su vida las actitudes y conductas que adquieran en esta crisis. Es posible que algunos consumidores vuelvan a los patrones de consumo de la época del “boom” en las próximas décadas, pero es perfectamente posible que millones de las personas que están ingresando a esta recesión con menos de 35 años sigan siendo consumidores verdes pero volubles, ahorrativos, que buscan la simplicidad y que exigirán a las empresas estándares muy altos. Sería prudente prepararse para ofrecerles lo que quieren.

Anuncios

Publicado en Gestión, Info
Tags:

Dejar un comentario »

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

    Blog Instituto SISE

    • 91,174 visitas
    marzo 2010
    D L M X J V S
    « Feb   Abr »
     123456
    78910111213
    14151617181920
    21222324252627
    28293031  

    Calidad Académica, interesante y actualizada... claro con un toque de jovialidad... y diversión

    Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

    Únete a otros 47 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: