Instituto SISE

¿Te identificas? | febrero 1, 2010

¡Amo mi nación!

“El Perú es producto de muchas identidades. Para nadie era un secreto que como nación teníamos baja autoestima. Y eso en parte se debe a que nuestros inicios fueron traumáticos y que somos una raza variada.

Muchos años atrás no se veía una identidad en nuestra nación. En cambio en estos últimos años, puedo observar un fenómeno curioso y que me llena de orgullo. Los peruanos estamos formando una identidad y generando una autoestima que nunca tuvimos en base a motivos que son de orgullo: Nos enorgullece nuestra gastronomía cada vez más reconocida, ya que es una de las más ricas en el mundo; nos enorgullece nuestro maravilloso Machu Picchu (fue nominada a una de las siete maravillas del mundo); nos enorgullece el éxito de compatriotas como Kina Malpartida, Juan Diego Flores, Sofía Mulanovich o Gastón Acurio; Ahora nos enorgullecemos de ser peruanos.

¿Existe identidad nacional en el Perú?

Claro que existe una identidad, aunque las malas lenguas dicen que al peruano le falta identidad nacional, lo correcto es que no hay ser humano ni colectividad nacional sin rasgos propios, originales. Todo lo existente tiene un perfil, una identidad. Tal vez lo correcto sea decir que la identidad es sólida o débil, feble, ambigua, o fuerte, pero eso está cambiando notablemente.

¿A quién le falta identidad nacional en el Perú? Si entendemos ésta como el arraigo de nuestras raíces, historia, valores, la experiencia peruana revela a una sociedad, más bien, de identidades fuertes.

¿Podrá alguien decir que nuestros paisanos, los qosqorunas (Cuzco) no son claros y meridianos en su modo de ser? Si hasta el centro, el ombligo del mundo se sienten. ¿Habrá alguien tan miope que no encuentre solidez en los aymaras, los hombres de bronce? ¿Y qué decir de los huancas como de nuestros paisanos de Ayacucho o de Huancavelica, seguros de lo suyo pero desamparados tantas veces en nuestra historia patria? ¿Puede alguien ser tan despistado que encuentre falta de carácter, de temperamento nacional en nuestros campesinos cocaleros? Y si cambiamos de región, ¿acaso los chiclayanos, los piuranos, los tumbesinos, los huaracinos, los trujillanos o los hombres y mujeres de Iquitos no están escribiendo en los últimos tiempos y desde siempre páginas de lucha, de dignidad, de amor al terruño, a lo propio? Ni hablemos de los nacidos en la denominada República de Arequipa, los que a partir de su entronque histórico con el Cuzco y Puno configuraron hace varios siglos una región semi-independiente poco ligada a la capital, con mucha autonomía, circuitos comerciales propios, hasta tren regional y salida comercial hacia Bolivia como lo podemos encontrar en valiosos ensayos de Tito Flores Galindo y Baltaco Caravedo Molinari. Destaca además el orgullo de los chalacos y de todos los regionalismos.

Basadre comentó: aunque es tan rico y complejo el pasado del Perú, lo que importa, sobre todo, no es lo que fuimos sino lo que podamos ser. De esta forma, una cosa es la identidad como auto descripción consciente a un grupo cultural determinado, y otra el conglomerado de influencias culturales que han contribuido a formar nuestra manera de relacionarnos.

Hoy se están rompiendo esas barreras socio-económica-raciales. Los Oviedo o los Amaños, 2 de las familias más ricas del Perú son cholos (incluso esta palabra está dejando de ser tomada peyorativamente), ser mestizo o indígena ya no está asociado a un estrato económico. Y para mayor orgullo son personas que hicieron su fortuna desde muy abajo, dando un ejemplo y haciendo que mucha gente comprenda que el esfuerzo es la única fórmula para salir adelante.
La economía también es importante para elevar la autoestima. Y es que gracias al crecimiento económico sostenido hoy se está formando una clase media fuerte y progresista. Muchas personas hoy pueden darse lujos que hace 10 o 20 años no eran posibles y eso ayuda a crear un mejor ambiente colectivo. Es verdad que aún falta mucho por hacer en el ámbito económico pero es innegable la mejoría y que la clase media está tomando un protagonismo económico que no lo tenía hace mucho. Es precisamente la clase media la que mueve al país, la que crea la identidad.

¡La nación peruana es un hecho!”

La idea nacional ha ido construyéndose en el Perú de a pocos hasta llegar a este momento en que todos, aun en los poblados más alejados, nos reconocemos como integrantes de la nación peruana. Estoy seguro que no pasarán muchos años para que verdaderamente podamos considerarnos una verdadera nación, respetando siempre nuestra pluricultura e identidades.

Anuncios

Dejar un comentario »

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: